Nuestros embutidos nacen de la tradición heredada de los tiempos en los que la matanza era una fiesta en la que participaba toda la familia.

Fue entonces cuando la abuela María nos enseño la importancia de los ingredientes para elaborar el mejor embutido:

Carne seleccionada de paleta o jamón , tocino blanco, pimentón de la Vera, ajos de primera calidad, sal y especias.

Hoy en día, la tercera generación, seguimos preparando el embutido con la misma receta y los mismo ingredientes, siendo curados en el pueblo, en Galilea, La Rioja.

El resultado, productos de alta calidad, de toda confianza y con el sabor de siempre.